Métodos de la Oración

En Efesios 6: 18 Pablo dice que debemos orar con «toda oración y ruego». La palabra griega que se traduce «oración» (también en 1 Tes. 5:17) es la palabra común del Nuevo Testamento para decir oración y se refiere a peticiones generales. La palabra que se traduce «ruego» se refiere a oraciones específicas. El uso que hace Pablo de ambas palabras sugiere nuestra participación necesaria en toda clase de oración, todo tipo que sea apropiado.

Aprender a Orar: La postura

Orar todo el tiempo necesita que se esté en varias posiciones porque usted nunca va a estar en la misma posición todo el día. En la Biblia, la gente oraba de pie (1 Rey. 8:22), levantando las manos (1 Tim. 2:8), sentados (2 Sam. 7:18), de rodillas (Mar. 1:40), mirando hacia arriba (Juan 17:1), inclinados (Éxo. 34:8), poniendo la cabeza entre las rodillas (1 Rey. 18:42), golpeándose el pecho (Luc. 18:13), y en dirección a Jerusalén (Dan. 6:10).

Aprender a Orar: Las circunstancias

Mientras que algunas personas piensan que la oración debería ser muy formal, la Biblia documenta que la gente oraba en muchas y diversas circunstancias, así como con diferentes expresiones. Oraban con ropa de aflicción (Sal. 35:13), sentados en cenizas (Job 1:20, 21), golpeándose el pecho (Lue. 18:13), llorando (Sal. 6:6), echando polvo sobre sus cabezas (Jos. 7:6), rasgando sus vestiduras (Esd. 9:5), ayunando (Deut. 9:18), gimiendo (Sal. 6:4-6), con fuerte clamor y lágrimas (Heb. 5:7), como sudando sangre (Luc. 22:44), quebrantados de corazón (Sal. 34:18), haciendo sacrificios (Sal. 20:1-3) cantando himnos (Hech. 16:25).

  Oración del que busca a Dios
  Reconocer que Cristo es el camino verdadero y la vida

Aprender a Orar: El lugar

La Biblia también registra a gente orando en toda clase de lugares:

  • en la batalla (2 Crón. 13:14, 15),
  • en una cueva (1 Rey. ]9:9,10),
  • en una habitación (Mat. 6:6),
  • en un huerto (Mat. 26:36-44),
  • en un monte (Luc. 6:12),
  • junto a un río (Hech. 16:13),
  • en la playa (Hech. 21:5, 6),
  • en la calle (Mat. 6:5),
  • en el templo (l Rey. 8:22-53),
  • en la cama (Sal. 4:3,4),
  • en una casa (Hech. 9:39,40),
  • en el vientre de un pez (Jan. 2:1-10),
  • en una azotea (Hech. 10:9),
  • en una cárcel (Hech. 16:23-26),
  • en el desierto (Luc. 5:16)
  • y en una cruz (Luc. 23:33, 34,46).

En 1 Timoteo 2:8, Pablo dijo:

«Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar … «. Para el cristiano fiel y lleno del Espíritu, cualquier lugar se convierte en un lugar de oración.

Aprender a Orar: El tiempo

En una conferencia de pastores a la cual asistí hace años, un hombre predicó sobre el tema de la oración matutina. Para apoyar su punto de vista, leyó varios pasajes que muestran a gente orando en la mañana. Así como él lo hizo, va busqué todas las Escrituras que mostraban a gente orando tres veces al día (Dan. 6:10), en la noche (Mar. 1:35), antes de las comidas (Mat. 14:19), en la novena hora o sea las 3:00 p.m. (Hech. 3:1), a la hora de dormir (Sal. 4:4), a la medianoche (Hech. 16:25), día y noche (Luc. 2:37; 18:7), a menudo (Luc. 5:33), en la juventud (Jer. 3:4), en la vejez (Dan. 9:2-19), cuando están en problemas (2 Rey. 19:3,4), todos los días (Sal. 86:3) y siempre (Luc. 18:1; 1 Tes. 5:17).

  Jesús enseña y sana a un endemoniado
  Novena a Maria Virgen Desatanudos

En resumen la oración es apropiada en cualquier momento, cualquier postura, cualquier lugar, bajo cualquier circunstancia y con cualquier atuendo. Debe ser una manera de vivir completa, una comunión abierta y continua con Dios. Después de acoger todos los infinitos recursos que son suyos en Cristo, jamás crea que ya no depende del poder de Dios minuto a minuto.

Métodos de la oración: Actitudes coincidentes

A través de toda su vida el creyente siente su insuficiencia, por lo tanto, él vive dependiendo totalmente de Dios. Mientras sienta esa insuficiencia v dependencia, orará sin cesar. Al mismo tiempo, sabrá que es el beneficiario de bendiciones tremendas por parte de Dios. Por eso Pablo manda a los tesalonicenses a «estar siempre gozosos» y «dar gracias en todo» en sus oraciones incesantes (1 Tes. 5:16-18).

Esto refleja un balance hermoso en nuestra comunión con Dios. Mientras ofrecemos peticiones específicas por nuestras necesidades y las de otros, al mismo tiempo podemos regocijarnos y dar gracias, no sólo por respuestas especificas, sino también por la bendición abundante que derrama Dios sobre nosotros día tras día.

Recent Articles

spot_img

Related Stories

Leave A Reply

Please enter your comment!
Please enter your name here

Stay on op - Ge the daily news in your inbox

A %d blogueros les gusta esto: